Buscar...
Generic filters
Search in title

Cada día están más integradas entre nosotras las nuevas técnicas de maquillaje, nuevos productos de cosmética, nuevas herramientas y un sinfín de novedades. Pero, ¿que sabemos de desmaquillarnos y retirar todos esos “mejunjes”?

En mi experiencia como asesora de belleza, he podido ver que estamos bastantes perdidas en cuanto a rutinas. Sin ir más lejos muchas no sabemos ni qué tipo de piel tenemos. Algo tan importante para saber determinar qué productos de belleza debemos utilizar.

¡Vamos por el principio! ¿Qué tipo de piel tienes?

Vamos a hacer un resumen a grandes rasgos:

Piel seca: Pérdida de luz, tirantez, signos de expresión prematuros.
Piel grasa: Exceso de sebo, puntos negros, acné.
Piel mixta: Combinación de piel seca y grasa.
Piel sensible: Rojeces, picor, reactiva, descamación.
Uno de los fallos que más solemos cometer es no utilizar el producto adecuado según las necesidades de nuestra piel, o peor, combinar algunos productos que nos producen el efecto rebote. Por lo tanto toma nota, empezamos con el paso primero.

limpieza de cutis

Limpieza
Existen infinidad de productos para limpiar la piel, lo que tenemos que tener claro es que lo primero es retirar de nuestro rostro el maquillaje, sebo e impurezas que se han ido acumulando durante el día.

Podemos utilizar diferentes productos según nuestro tipo de piel:

Piel seca: Se recomiendan productos oleosos y con una base grasa como por ejemplo una leche limpiadora o un aceite limpiador para retirar fácilmente el maquillaje.
Piel sensible: Se suele utilizar agua micelar para pieles secas o sensibles, ya que es de fácil desmaquillado y no irrita la piel.
Piel grasa: Se puede utilizar agua micelar o leche limpiadora siempre evitando productos que contengan aceite. El segundo paso es muy importante para este tipo de piel, ya que va a retirar todos los restos e impurezas.
desmaquillar rostro bien

Purificar
Pues el segundo paso es limpiar con un jabón y aquí podemos elegir varios tipos, dependiendo de nuestra piel o gustos.

Hay personas que les gustan que su gel haga mucha espuma, o que tengan una textura más cremosa pero, en definitiva hay que limpiar la piel con el gel para retirar los restos de maquillaje, bacterias o sudor. Y es en este paso super importante donde solemos fallar.

¡Olvidémonos de las toallitas, sólo se utilizan en casos de emergencia! Pero, ¿Cómo retiramos o aplicamos el producto?

Todos conocemos los algodones redondeados que venden en casi todas las superficies, pero ¿y si te digo que dañan y arañan tu piel? ¡A que ya no los ves como un producto inofensivo! Tan importante es utilizar productos buenos para desmaquillar como utilizar herramientas que mejoren este ritual, y para ello están las esponjas que limpian y desmaquillan mimando la piel. Son fáciles de limpiar y son reutilizables por lo que estamos cuidando también el medio ambiente.

sensai sponje chief limpiador de cara

En definitiva la limpieza son dos pasos uno retirar maquillaje y otro para limpiar y purificar.

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para analizar sus hábitos de navegación y elaborar estadísticas sobre su interacción con nuestro sitio web, así como mostrar botones de compartición de contenido en redes sociales. Puede obtener más información en nuestra política de cookies.    Más información
Privacidad